28 feb. 2012

Trabajo de hormiguitas



La expresión “trabajo de hormiguitas” se refiere a una actividad que se realiza de manera paciente y constante, con mucho esfuerzo y dedicación. Frecuentemente, las personas de las que se dice hacen este tipo de tareas son personas humildes, y su labor tiende a no ser reconocida.

Recientemente, publiqué un texto donde comentaba sobre como las mujeres han sido grandes relegadas a la hora de reconocerle méritos a los ambientalistas de Venezuela (ir a ese artículo). 

Esta crónica del olvido produjo interesantes comentarios y varias recomendaciones sobre nombres para ser incluidos en una relación de mujeres ambientalistas. 

Pero por otra parte, me di cuenta que había un grupo de mujeres que eran las olvidadas de las olvidadas.

Todas ellas  son, o fueron, funcionarios públicos en diversos organismos del gobierno nacional, y a lo largo de toda su vida laboral tuvieron responsabilidades en el desarrollo de programas de educación ambiental. 

La mayoría asumió la educación ambiental como la razón de ser de sus vidas y por ello dejaron la piel moviendo las pesadas, y a veces inoperantes, instituciones gubernamentales.

Con su trabajo de hormiguitas lograron, contra viento y marea,  implementar programas y actividades educativas que estimularon el crecimiento de un importante trabajo en pro del ambiente en casi todo el país. Todo ello casi siempre sin ningún recurso económico (a la educación ambiental no se le dejan ni las migajas)

A partir de este trabajo perseverante, se convirtieron en un factor crucial en el desarrollo institucional de la educación ambiental en el país. Labor que, aunque incompleta, es un fundamento sólido que permitirá construir el futuro de este campo en Venezuela.

Para mí, son personajes quijotescos, que no creen en el “no se puede”. Comprometidas con sus ideales trabajaron para todos y por todos, con respeto y amor. Creativas para inventar recursos y apoyos donde no los hay. De ánimo de acero para soportar la ignorancia, la mezquindad, cuando no el desprecio de los jefes de turno. Con la terquedad de un Sísifo cargando su roca.

Algunos de los que lean todos estos calificativos dirán que peco de excesivo y quizás hasta de hiperbólico. 

Pero los que han trabajado en un organismo gubernamental, principalmente en el interior del país, saben que no exagero ni siquiera un poco.

Algunas de ellas ya están jubiladas, otras las apartaron para que no molestaran, algunas se cansaron y se mudaron a otros "hormigueros", otras pocas aún siguen en la brega educativa. No importa su condición laboral actual, representan un capital humano extraordinario para el país por ser depositarias de la experiencia, vivencias y conocimientos de años de ensuciarse las manos con el trabajo real.

Ninguna de ellas pidió recibir reconocimientos, pero sí un trato digno y un apoyo a su trabajo por el resto de la sociedad.

Es imposible hacer una relación medianamente completa de todas ellas, además muchas quedaron ocultas o desconocidas. El camuflaje es una estrategia de supervivencia a largo plazo.

A pesar de que seré necesariamente injusto, quiero hacer una pequeña lista preliminar. Una que las ejemplifique y nos ayude a empezar a decirles gracias. Además, se que ellas representarán con gran dignidad y orgullo a todas sus compañeras, así como a los hombres que las acompañaron y compartieron trabajo, reveses y logros.

Mi balance inicial incluye a las siguientes amigas.

  • Marina Albarrán – Dirección Estadal Ambiental Portuguesa
  • Carmen Barazarte – Dirección Estadal Ambiental Mérida
  • Carmen “Carmencha” Heredia  – Dirección Estadal Ambiental Nueva Esparta
  • Milagros Lira – Dirección Estadal Ambiental Delta Amacuro.
  • Elizabeth Piñero – Dirección General de Educación Ambiental  y Participación Comunitaria MINAMB.
  • Mercedes Gallegos – Dirección General de Educación Ambiental y Participación Comunitaria MINAMB.
  • Ulandia “Ulín” Rábago – Dirección General de Parques Nacionales INPARQUES
  • Matilde Rodríguez – Dirección Regional de INPARQUES Yaracuy
  • Nora Ruiz – Dirección Regional de INPARQUES Mérida
  • María Tuñón – Dirección General de Educación Ambiental y Participación Comunitaria MINAMB (actualmente en CANTV)
  • Zaida Ascanio  – Dirección General de Educación Ambiental y Participación Comunitaria MINAMB
  • Noris Bañez  – Dirección General de Educación Ambiental y Participación Comunitaria MINAMB
Me faltan muchos nombres de trabajadoras de la educación ambiental en Gobernaciones, Municipios, Empresas del Estado y muchos otros sitios. Quizás nuestro primer grupo nos ayuden a completar las faltas y corregir ingratitudes.

Para las que se me olvidan, pido me perdonen y les dedico este fragmento de la canción “Hormiguitas” del cantante y compositor uruguayo Daniel Viglietti:

Las hormiguitas que yo les canto
son tan chiquitas que ni se ven,
pero los sueños que van cargando
tienen la altura que tiene el bien,
el bien de toda naturaleza
que en esta tierra pide un lugar.


Para el resto de nosotros apresurémonos a arrimar el hombro que este trabajo de hormiguitas debe seguir.


11 comentarios:

  1. Que sentido reconocimiento Alejandro!!! Eres un maestro con la palabra. Recientemente colaboré con 2 ediciones del programa radial que difunde Marina Albarran una vez por semana en una emisora local 89,5FM LA PRIMERA, el programa se llama "Ambiente de Primera". lo conduce junto con su esposo Felix Romero. Pueden sintonizarlo por internet todos los lunes a las 7am. O escuchar programas antiguos en el enlace http://www.ustream.tv/channel/la-primera-89-5fm

    ResponderEliminar
  2. pliQuerido Alejandro,

    Al ir leyendo tus lineas, venían a mi mente, como retratos, mucha gente que a lo largo de los años hemos conocido y con quienes hemos compartido sueños. GRACIAS !!! amigo por poner en un peldaño esas mujeres que también son parte de nuestra historia y que con su trabajo de hormiguitas...han dejado la huella

    Esmeralda Mujica

    ResponderEliminar
  3. Ale como siempre, qué buenos artículos escribes!!!! Yo siempre me sentí como una hormiguita ^^ ahora veo de dónde me viene la expresión... muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. Saludos Alejandro!!!! GRACIAS MIL, por tan hermoso articulo, que refleja tan nitidamente la cotidianidad de nuestro compromiso, pues no es otra la palabra que describe el amor y laboriosidad con que cada dìa asumimos la impostergable necesidad de difundir practicas y aprendizajesa favor de la Madre Tierra. Mientras leia con tanta emociòn tù articulo recordaba hermanas y amigas como Darky Quijano, amorosa poetisa de la Educaciòn Ambiental en la DEA Tàchira, Emely Martinez en el Zulia, Tibisay Colina en Falcòn, Tamara Zuleta en Trujillo y tanta otra legiòn de mujeres que en cada rincòn de Venezuela, con cada amanecer dan lo mejor de si por este vital responsabilidad. Gracias nuevamente por la menciòn que me compromete con mayor energia y desde cada lugar que pise, a continuar con mi pequeño aporte por un mundo mejor. Un abrazoteeee

    ResponderEliminar
  5. Estimado Alejandro: Un HONOR que me consideres parte de esa lista de fieles defensoras de la educación ambiental en el país.Ciertamente, al ir leyendo me sentí identificada con muchas realidades que mencionas en el artículo; pero no imaginé ver mi nombre junto a estas valiosas mujeres (muchas de ellas amigas y maestras de esta servidora). Me sentí muy conmovida al leer tan hermoso trabajo. Te puedo asegurar q la labor de hormiguita continua y la lista sería interminable... ¡MUCHAS GRACIAS! SALUDOS...

    ResponderEliminar
  6. Querido Alejandro: Bendiciones y gracias millonificadas por tan hermoso homenaje que rindes a muchas compatriotas que trabajan por la Educación Ambiental, pero que no lo hacen como un trabajo, sino como un estilo de vida, que deja muchas satisfacciones y también decepciones. Verdaderamente somos un gran número las que estamos en el anonimato, dando lo mejor porque creemos que si podemos construir el país y el mundo que queremos, donde prevalezcan los valores en ese nuevo hombre y mujer que asumirá nuestra lucha cuando ya no tengamos las fuerzas para continuar llevando mensajes, educando, sembrando conciencia y obteniendo los mejores frutos. Te manifiesto que no esperaba ver mi nombre en esta lista, el artículo produjo mucha emoción en mí. Gracias otra vez. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Me escribe directamente Ulín Rábago y me cuenta unas historias que vale la pena compartir:

    Hola Alejandro
    Ciertamente hay muchas, o habemos??, creo que después de leer el artículo debo incluirme. Para el dia de hoy, ya pasé al grupo de las jubiladas de Inparques y creo haber dejado algo, sobre todo en estas nuevas chicas que ahora estarán tratando de llevar adelante lo aprendido y acordándose de los consejos que les dimos, y utilizando los materiales que prepsrado para apoyar su trabajo, tal es el caso de Ruth Bracho, trabajadora y de verdad "hormiguita" en Henri Pittier, quien pone de su sueldo para poder llegar a las comunidades y para atender a los visitantes de las Cocuizas. También está Eva Salazar, tratando de hacer algo en todas las áreas de Guárico, especialmente trabajando con las comunidades de San Juan de Los Morros y Platillón y peleando con sus jefes para poder lograr aunque sea un objetivo propuesto. Son jóvenes profesionales, empleados públicos, madres, que aspiran un mejor país, aunque difieren en su punto de vista político. Eso es lo bonito de la EA, la gente que de verdad lo hace porque cree y le gusta, no con fines políticos.

    Alejandro, gracias por recordar a esas mujeres hormiguitas, que a veces pensamos que como que ha sido en vano tanto querer y creer, pero que aun seguimos, desde donde estamos ahora, que sì es posible, y que en algun momento la gente tiene que cambiar.

    Recibe un abrazo y seguimos en contacto por este medio.

    ResponderEliminar
  8. Hola mi querido Alejandro,mi gran Maestro, emocionada hasta las lagrimas con tus palabras,¿como no agradecerte? que bonito homenaje es para mi y para todas las personas que como hormiguitas pertenecen a ese grupo de gente luchadora, por ideales de lo que algunos llamamos una Misión de Vida, aún sigo haciendo el trabajo de hormiguita del que en gran parte tu eres también responsable, por tus enseñanzas y los valores que me enseñaste a discernir y a redimensionar, aunque a veces tenga que mudarme a otras cuevas o transformar las historias para alcanzar los objetivos, la tarea no es sencilla aún más en mi país donde aún no se aprende que el buen vivir parte de educarnos ambientalmente porque esto trasciende toda frontera ,es más que cuidar a la naturaleza y alcanza a respetar y amar al prójimo.Sin embargo a mi lado están muchos protagonistas, cientos de docentes y jóvenes, Diliangel y Andrés, que me acompañan y tus enseñanzas siempre.
    Recibe un fuerte abrazo el que te debo por tantos años sin vernos, aunque siempre presente y te reitero el agradecimiento.
    María Matilde

    ResponderEliminar
  9. Hola Alejandro, te felicito por este Articulo de corazón, realmente considero que ha vivido muy de cerca el drama de las Mujeres Ambientalistas, y hoy le pido a dios todopoderoso, que así como usted lo ha sentido hojala otros sigan su ejemplo y algún día, exista una justicia divida hacia estos ejemplos de vida por un ambiente consonó con la vida.Estado Bolívar el corazón del macizo guayanes.

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracia por sus muy amables y generosos comentarios. Seguimos en la brega

    ResponderEliminar
  11. Hola Alejandro...me enteré del artículo por Elizabeth, recièn hoy lo estoy leyendo...bueno que decirte...me uno a los comentarios de las ya viejitas jubiladas...y de las que aún estamos en la lucha...todas las de esta lista pertenecemos a la institución que nos formó y nos hizo amar y creer en lo que hacemos tal cual como lo describes en tu artículo y seguiremos desde las circunstancias que la vida nos ponga y nos las arreglaremos para continuar aportando desde nuestra experiencia...gracias por tu reconocimiento y aprovecho para manisfestarles a mis compañeras de lista que gracias a Alejandro tengo la oportunidad de darles una palmadita en el hombro y compartir el regocijo de haber escogido este camino que hemos transitado junto con muchas otras.
    un fuerte abrazo para todas y para ti Alejandro, nuevamente muchísimas gracias Mercedes

    ResponderEliminar