4 feb. 2011

Educadores Ambientales de Venezuela 22 – Hector Barrios-Garrido




Ha tenido que pasar mucha agua bajo el puente de la investigación ecológica hasta que se aceptara que no es posible separar los sistemas ecológicos de los sistemas humanos. Que la acción humana es la fuerza de cambio más importante actualmente sobre la biósfera. Pero que además que los problemas humanos son siempre en última instancia problemas ambientales.

En esta onda, los nuevos investigadores venezolanos que trabajan en la conservación de nuestra biodiversidad, cada día son más conscientes de que necesitan trabajar en conjunto los temas biológicos con los sociales. Que es imposible la conservación de ninguna especie, sin pensar en la mejora del bienestar humano y en su incorporación activa en la conservación de sus bienes naturales.

Por estas razones, luego de un breve receso de fin de año, volvemos al Foro Tuqueque con una entrevista Héctor Barrio-Garrido joven investigador de la Universidad del Zulia –LUZ– biólogo y presidente de la ONG Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas del Golfo de Venezuela (GTTM-GV) el cual trabajando con las comunidades Wayúu del Golfo de Venezuela ha venido desarrollando un programa educativo para la conservación de las tortugas marinas adaptado a las condiciones y creencias de esas comunidades.
El credo de Héctor se manifiesta en la frase: “Creo en la educación ambiental a todo nivel, desde el salón de clase en pre-escolar, hasta debajo de un Cují rodeado de amigos pescadores, mientras compartimos experiencias de la vida, en todas sus expresiones. Tengo 31 años de edad, y soy fiel creyente de que la protección de los ecosistemas debe de provenir de la mano del hombre”.

¿Puedes decir por qué eres educador ambiental?
El ambiente por ser todo lo que nos rodea, es muy fácil que pase desapercibido para muchas personas en el día a día, de ahí a que educar teniendo como bandera el ambiente, es “fácil” porque las personas se saben reconocer dentro del contexto ambiental, pero “no es tan fácil” porque muchas veces se tiene la falsa creencia de que el trabajo de protección de la naturaleza es solo para: biólogos, ecólogos, naturalistas, vegetarianos, “hippies” o “come-flores”; sin considerar de que cualquier persona desde su realidad puede aportar para su protección o atentar contra el equilibrio ecológico.

¿Cómo llegaste a convertirte en educador ambiental?
En mis inicios caminando kilómetros de playas, y entrando en puertos pesqueros en toda la zona costera del Golfo de Venezuela, fui “chocándome” con una gran pared que era la de mi postura de preservar la vida a como diera lugar versus la realidad social, económica y cultural. No fue hasta que me permití insertarme en la comunidad y participar en el “modus vivendis” de los pobladores de estas zonas, cuando entendí que aun y cuando los científicos sigamos produciendo conocimientos científicos a todo nivel, sino tenemos una línea de educación ambiental clara, real y adecuada a las condiciones de las áreas de acción, será poco lo que podremos rescatar de una inminente extinción, llámese: tortuga marina, manatí, pingüino, manglar, arrecifes coralinos u oso frontino. La clave es: ¡Educar, educar y educar… es la única vía!

¿Cuál es el proyecto más significativo en materia de educación ambiental en el cual has participado o participas?
 Nuestra línea de educación ambiental dentro de la ONG: GTTM-GV, es el Proyecto Shäwa, una palabra en Wayuunaikii, que en español significa “Tortuga Marina”. Abarcamos charlas en colegios, liceos, institutos de educación superior, talleres a pescadores, amas de casa, dinámicas con los niños, rallyes ecológicos, murales con mensajes ambientales, juegos ecológicos. Tenemos campañas de educación que son el eje transversal de nuestro trabajo en la ONG. En el 2009 se llamó: “Una mano amiga para las tortugas marinas”; 2010: “¡Cada tortuga marina cuenta!” y en el 2011: “Unidos por las Tortugas Marinas”. De igual manera he coordinado un proyecto de Servicio Comunitario (desde hace 4 años), a nivel universitario en donde hemos trabajado con ya cerca de 210 alumnos que han cumplido sus 120 horas de Servicio en la Integración de las comunidades indígenas-pesqueras en el rescate, rehabilitación y reinserción de tortugas marinas en el Golfo de Venezuela.

¿Cómo ves el estado actual de la educación ambiental en Venezuela?
Hoy en día son muchas las iniciativas en materia ambiental, pero que muchas han quedado en buenas intenciones o primeros intentos; o solo son iniciados porque el tema ambiental está de moda, o “ser verde” es bien visto… Son pocos los proyectos que se mantienen en el tiempo. Creo que es necesario llevar un mensaje claro y directo de educación a todo nivel; pero sin caer en los amarillismos ni extremos.

El venezolano ha vivido tras generaciones enteras en un entorno rico de vida, y nos ha parecido que ir a un río limpio, o una playa de “foto para postal” es un derecho que tenemos por solo el hecho de haber nacido en este país, que si bien es verdad, pero no nos hemos dado por aludidos que el nuevo reto que tenemos es proteger lo que hoy tenemos porque las generaciones futuras (que vienen con un enfoque ambiental mucho más arraigado) nos preguntaran en el futuro sobre las acciones concretas que asumimos como generación para proteger a nuestra ambientalmente hermosa Venezuela.

¿Qué sería lo más importante que habría que hacer para mejorar la educación ambiental en el país?
Fomentar la integración de las iniciativas ambientales por regiones (p.ej. varios Estados que compartan un Parque Nacional) e ir así trabajando en redes de acción y aprovechar el efecto dómino que puede resultar de una línea de trabajo en común. 

Educar en cualquier parte, sin pena de ser señalado… Esa es la tarea de todos; por ejemplo, cada vez que voy al mercado o al abasto, le pido en voz alta al cajero o cajera que no me de bolsas plásticas para llevar los insumos que acabo de adquirir y siempre viene la pregunta que te permite educar “Señor ¿por qué no quiere las bolsas plásticas?” y respondo con una sonrisa de agradecimiento por su pregunta: “Es que así cuidamos el planeta;… las bolsas plásticas muchas veces terminan en los mares y los océanos del planeta, y ahí las tortugas marinas las confunden con medusas (“aguas malas”); por eso prefiero usar bolsas de tela o llevármelas en la mano, porque no me quiero sentir responsable de una posible tortuga asfixiada”; vuelvo a sonreír y me retiro… En ese momento sentirás que esa persona (y las que están rodeándote y que te escucharon) pensaran al menos por 5 segundos que aportes podrán hacer ellos, desde su realidad para proteger a nuestra madre Tierra; ya por solo haber hecho eso te estás sumando a la iniciativa mundial de proteger el ambiente.

Un comentario final
Si estás leyendo estas líneas, es porque tienes vocación para el cuidado del ambiente; y este es el primer gran paso. Ahora bien se hace necesario sumar muchas más voluntades (gobiernos, iniciativas privadas, instituciones educativas, plazas, parques, murales, el ascensor…) para transmitir el mensaje de activación de nuevos ambientalistas, pero tienes que tener lista una invitación para que se inserten en una iniciativa de trabajo voluntario (¡así que prepárate!), para que no seas uno más de los que “habla del ambiente”, pero hace poco por él. Es inminente la visión de herencia viva que recibimos de nuestros padres y abuelos; pero eso no es la mejor herencia que dejaremos a nuestros hijos y nietos. Yo a las nuevas generaciones, sobre todo a los más pequeños (entre 4 y 12 años) les llamo la “Generación Daniela” (nombre de mi sobrina que tiene 7 años), que se han formado con un criterio ambiental muy fuerte y una educación con fuertes “características ecologistas”; ellos nos recibirán de nuestras manos un ambiente: o muy deteriorado, o algo conservado; solo depende de nosotros como estará. Finalmente, estimados lectores les comento: En la misma medida que protejamos a todas las especies con las que compartimos nuestro espacio y le garanticemos su supervivencia en el planeta, será proporcional a la garantía para nosotros como Homo sapiens en permanecer sobre la faz de la tierra.

P.S. de Alejandro. El GTTM-GV tiene una página en Facebook en la dirección: http://www.facebook.com/group.php?gid=27478852977

1 comentario:

  1. Felicitaciones Héctor por tan extraordinaria labor profesional y social.

    Marisabel Santana

    ResponderEliminar