4 mar. 2009

Educación Ambiental en la Prevención y Mitigación de Riesgos


Las características dinámicas de nuestro planeta, generan un gran riesgo de ocurrencia de eventos adversos que puede afectar directa y ampliamente a la población humana. Este riesgo se potencia por una combinación de factores sociales que incluyen: la densidad y distribución de la población, la vulnerabilidad de los grupos humanos, el grado de impacto ambiental local, las políticas de ordenación territorial y el grado de organización y formación de las comunidades. A su vez algunos de los peligros están siendo ampliados por las perturbaciones generadas por el Cambio Climático Global.

El efecto de estos desastres no es homogéneo y afecta, por una parte, en una proporción mucho mayor a los países de menor riqueza económica y dentro de ellos a las poblaciones desfavorecidas, excluidas o marginadas.

Un desastre no es un proceso natural, sino la consecuencia de una sociedad o comunidad vulnerable. Cualquiera que sea la causa original: terremoto, inundación o sequía, sus efectos son consecuencias de prácticas sociales, tales como la construcción de viviendas en zonas inadecuadas, el deterioro de los sistemas de control natural; así como de comunidades que no están organizadas o de personas que no tienen la formación para prevenir o mitigar los daños. Este hecho indica que los desastres pueden y deben ser prevenidos y mitigados mediante mecanismos de desarrollo social tales como la educación, la participación, comunicación y la organización social, etc.

Para ello, un elemento prioritario es la incorporación de valores y mecanismos de prevención y mitigación de riesgos en las comunidades, como una parte de los programas de educación ambiental dirigidos a estas.

En Venezuela, existen grandes riesgos socionaturales y tecnológicos que pueden afectar a la población. Esta situación se ve acelerada a mediano y largo plazo por los procesos relacionados con el cambio climático global. En tal sentido vivimos en una sociedad en peligro con situaciones que afectarán temas tan importantes como el abastecimiento y calidad del agua, la seguridad alimentaria y la salud humana, Por tales razones resulta necesario establecer procesos de capacitación dirigidos a la formación de una cultura ambiental de la prevención del riesgo y a la adaptación al cambio climático.

Por todo ello, es necesario transformar los programas de educación ambiental, así como los de educación de riesgo para combinar sus estrategias y sumar esfuerzos en el desarrollo de procesos de formación ciudadana en temas tales como:

* Gestión de los riesgos socio-naturales y tecnológicos con enfoque integral

* Inserción de la variable riesgo en los programas de educación ambiental

* Inserción de temas ambientales en el desarrollo de una cultura de la seguridad integral

* Desarrollo de habilidades para la mitigación de cambio climático, incluyendo reforestación, producción limpia, consumo responsable, producción sustentable de alimentos, etc.

En Venezuela, aún es muy escaso el número de propuestas con este enfoque, es por eso que tenemos que avanzar rápidamente. El tiempo del cambio climático es ya.

1 comentario:

  1. Hacia muchisima falta un foro como este te felicito. maritza

    ResponderEliminar