30 dic. 2014

En solidaridad con la gente del MINAMB





En estas fechas la mayor parte de nosotros estamos preparándonos para finalizar el año con mucha alegría y renovando las esperanzas para iniciar el nuevo año con la mejor de las expectativas para el nuevo año.

Pero este año un grupo de compañeros, amigos, colegas, trabajadores ambientales, funcionarios públicos que laboran (o laboraban) en el Ministerio del Ambiente de Venezuela están finalizando su año con una gran angustia, incertidumbre y preocupación por su futuro.

Cuando se decretó la creación del nuevo "Ministerio de Ecosocialismo, Vivienda y Hábitat" se decidió que la desaparición del MINAMB se haría efectiva a partir del 1º de enero de 2015. Para cumplir con ese mandato las autoridades del nuevo ministerio están procediendo a desmantelar la estructura funcional, organizacional y, lo peor de todo, laboral de este organismo.

La información que se ha logrado recabar de fuentes internas indican que se ha procedido a separar del cargo a casi todos los directores regionales y fueron sustituidos por personal del Ministerio de Vivienda y Hábitat. Así mismo se les informó que un número muy importante de funcionarios contratados quedarían fuera del nuevo ministerio y que desaparecerían unidades importantes existentes en el antiguo MINAMB.

Por otra parte, parece que, según estas mismas informaciones, la prioridad a partir de este momento será la construcción de viviendas, por lo que el personal con estudios de ingeniería serían dedicados a ese fin y dejarían de cumplir con las funciones que venían realizando. 

Igualmente la estructura remanente del ministerio sería reducida al mínimo (con la consiguiente reducción de personal) y prácticamente llevada a la parálisis al no asignarle presupuesto para proyectos.

En este contexto, y más allá de las consecuencias que para el país pueda tener la, en la práctica, demolición del MINAMB, sus funciones y su capital humano, quiero enviar en este momento un mensaje de solidaridad y apoyo a todos los compañeros, amigos, colegas y todo el resto de los funcionarios de este ministerio que terminan este año de manera tan ingrata. Un país que les debe tanto, les paga simplemente echándolos al botadero de basura.

Se que en este momento la esperanza es corta y quizás este gesto no sirva para mejorar la situación de muchos de ustedes, pero tengan la seguridad que este país reconocerá el muy grave e irresponsable error cometido al desechar este muy importante capital humano, el recurso de más difícil renovación y hará un muy importante esfuerzo por repararlo.

Tendré un momento para pensar en ustedes al finalizar este año y seguiré apoyando todo esfuerzo en mejora de la conservación de nuestro ambiente.

Un abrazo y mi deseo que salgan lo mejor posible de esta situación, fuerza y resiliencia para sobrellevar esta terrible situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada